Categorías
Sin categoría

BER, el nuevo aeropuerto

BER, el nuevo aeropuerto Berlin-Brandenburg Willy Brandt

BLOG > BERLÍN

Publicado 29.12.2020 | J.S. Urruzola

BER, el nuevo aeropuerto de Berlín. Leer

BER, el tercer aeropuerto más grande de Alemania

El nuevo aeropuerto de Berlín se inauguró el pasado 31 de octubre con el nombre completo de Berlín-Brandenburgo “Willy Brandt”, en honor al que fue alcalde de Berlín Oeste cuando se levantó el Muro y, posteriormente (entre 1969 y 1974), canciller de la Alemania Federal. La mención a Brandt expresa simbólicamente que la ciudad de Berlín vuelve a ser un importante centro este-oeste que conecta Europa con el resto del mundo a través del nuevo aeropuerto, cuyo código internacional para todos los vuelos es BER.

Nuevo aeropuerto de Berlín (BER) – Terminal 1 | Foto de istockbygettyimages

Berlín-Brandenbrugo se ubica junto al antiguo aeropuerto de Schönefeld, cuyas instalaciones, de hecho, se han incorporado al nuevo “Willy Brandt” bajo el nombre de T5. Tras la expansión, el actual aeropuerto ocupa 1.470 hectáreas (unos 2.000 campos de fútbol), casi el triple de la superficie que tenía Schönefeld. La pista ya existente en el antiguo aeropuerto fue ampliada de 3.000 a 3.600 metros y sirve como pista norte de BER. La pista sur, recién estrenada, tiene 4.000 metros de largo y 60 metros de ancho. Las nuevas terminales 1 y 2 están ubicadas entre las dos pistas y conectadas entre sí. La T1, con una superficie bruta de 360.000 metros cuadrados, es el corazón de BER. La capacidad del nuevo aeropuerto, con sus tres terminales operativas actualmente (T1, T2 y T5), supera los 30 millones de pasajeros anuales. Esto significa que es el tercer aeropuerto más grande de Alemania tras Frankfurt y Múnich. En un plazo de dos décadas se prevé que Berlín-Brandeburgo siga ampliándose con la construcción de la T3 y T4 e incremente así el número de pasajeros transportados hasta los 50 millones.

Nuevo aeropuerto de Berlín (BER), Terminal 1 | Foto de istockbygettyimages

El mítico aeropuerto de Berlín-Tegel, se cerró el domingo 8 de noviembre, una semana después de que empezaran a usarse las instalaciones de BER. Esto significa que todo el tráfico aéreo de la capital alemana y alrededores se concentra ya en el nuevo Berlin-Brandenburg “Willy Brandt”. Actualmente este aeropuerto cuenta con 5 rutas directas con España. Estas 5 rutas unen Berlin-Brandenburg con las ciudades de Madrid, Barcelona, Málaga, La Palma y Santa Cruz de Tenerife.

Los accesos a los aeropuertos españoles, los puedes realizar por carretera. Accediendo en vehículo propio y haciendo uso de los aparcamientos del aeropuerto de Barajas, El Prat, o cualquiera que sea tu punto de partida. En cuanto a los desplazamientos, una vez llegues a Berlín y desde sus 3 terminales al centro de la ciudad. Por carretera se puede llegar a las terminales 1 y 2 a través de la autopista de seis carriles A-113 tomando la salida del aeropuerto indicada como «Flughafen Berlin-Brandenburg». La T5 está un poco retirada, se encuentra a escasos kilómetros de las nuevas terminales, pero también tiene acceso por la A-113 (salida «Schönefeld-Süd”) o por la carretera nacional B96a, que ha sido ampliada. Un taxi desde el centro de la ciudad hasta cualquiera de las tres terminales tardará unos cuarenta y cinco minutos y el precio oscilará entre 45 y 50€. Por algo más, puedes disponer de un traslado privado desde el aeropuerto, a tu alojamiento. Al centro también se puede llegar, desde las terminales 1 y 2 y en aproximadamente una hora, con las líneas de tren interurbano (S-Bahn) S9 y S 45, que salen cada 20 minutos. Estos trenes también hacen parada en la T5, que tiene una estación aparte. El billete cuesta unos 3,60€. El tren rápido (FEX) comunica el aeropuerto con la Estación Central de Berlín (Hauptbahnhof) en treinta minutos. Dos líneas de autobús que van hasta la estación de metro (U-Bahn) de Rudow completan la oferta.

Llegada a Berlín con transporte público, en la estación central de trenes, Hauptbahnhof | Foto de istockbygettyimages
Llegada a Berlín con transporte público, en la estación central de trenes, Hauptbahnhof | Foto de istockbygettyimages

Berlín-Brandenburgo es el proyecto que más quebraderos de cabeza le ha dado a Alemania en las últimas décadas, por encima incluso de la reconstrucción del Palacio de Berlín (Berliner Schloss) en la Isla de los Museos. La idea del aeropuerto nació en 1996, con el consenso de los estados federados de Berlín y Brandeburgo y la aprobación del Gobierno Federal. La apertura definitiva, sin embargo, ha llegado veinticuatro años después, tras batallas judiciales con los vecinos y los ayuntamientos de las localidades cercanas, tras escándalos de corrupción, tras seis tentativas fallidas de inaugurar el aeropuerto (la primera en 2006), tras errores de planificación, fallos de construcción, problemas técnicos y cambios de personal que retrasaron el proyecto una y otra vez. Hubo que reparar, por ejemplo, más de 20.000 defectos sólo en el sistema de alarma contra incendios y en la iluminación de seguridad. El presupuesto inicial no alcanzaba los 2.000 millones de euros y el presupuesto final ha superado los 7.000 millones. Por todo esto, y también por la crisis del COVID-19, las instalaciones aeroportuarias han empezado a funcionar sin grandes festejos. «No habrá celebraciones: simplemente abrimos” dijo Engelbert Lütke-Daldrup, director del aeropuerto. Más vale tarde que nunca: Berlín tiene por fin su aeropuerto, solamente uno, grande y sofisticado, a la altura de la importancia que la capital alemana tiene para Europa y el mundo.

Juan S.T. Urruzola| Guía local de Berlín