Categorías
Sin categoría

Viajes escolares a Berlín, un destino ideal

Viajes escolares a Berlín

BLOG > CULTURA

Publicado 04.04.20 | Helena Celdrán Green

¿Dónde reside el encanto de una ciudad que ha tenido que superar la destrucción y reinventarse? Leer

Motiva a adolescentes y también a profesores. Cuando hablamos de viajes para grupos escolares, Berlín tiene una gran ventaja frente a otros destinos: es fácil crear una conexión emocional, algo fundamental para conquistar a un público tan joven. La trayectoria de la capital alemana en el último siglo ha sido turbulenta y sobrecogedora. Del nazismo a la división en cuatro sectores de ocupación y posterior construcción del Muro, es imposible no sentirse conmovido por una historia reciente de la que somos herederos directos.

Viajes escolares a Berlín realizando talleres de graffiti

Viajes de fin de curso a Berlín

Superar la tragedia, pero no olvidar. Que sea una metrópolis divertida y joven demuestra cómo se ha superado la tragedia, pero sin olvidarla. Al visitar Berlín con grupos de jóvenes se mostrarán muchos lugares conmemorativos, muestra de que la administración alemana actúa con responsabilidad.

En el sistema educativo del país es obligatorio incluir el nazismo en el temario de la asignatura de Historia. Con especial énfasis en la persecución, la tortura, la humillación y el Holocausto, el aprendizaje del periodo más vergonzoso de Alemanía incluye visitas escolares a lugares conmemorativos y a campos de concentración. De la Topografía del Terror al antiguo campo nazi de Sachsenhausen, los recordatorios de la brutalidad del Tercer Reich son fundamentales para la formación personal y académica de los adolescentes. Los viajes de escolares a Berlín deben visitar estos lugares.

Viajes escolares a Berlín

Desde la caída del Tercer Reich a la del muro de Berlín

Si las tragedias de la II Guerra Mundial resultan cercanas en el tiempo, mucho más reciente es la caída del Muro de Berlín en 1989. Realizar un viaje escolar a la ciudad es visitar uno de los grandes centros de estrategia, propaganda y espionaje de la Guerra Fría.

La experiencia única vivida por sus habitantes, separados durante 28 años por un muro, es tan extraña como didáctica: cómo afrontaron esta problemática las familias, quiénes tenían permiso para cruzar al otro lado, qué pasaba con quien intentaba escapar de la República Democrática Alemana… Es una parte de la historia muy atractiva para los viajes escolares a Berlín. Los varios segmentos de muro que se conservan en la ciudad, el Museo del Espionaje Alemán o la Karl-Marx-Allee (la avenida residencial comunista más importante del Berlín oriental) son algunos de los varios escenarios definitivos para comprobar que la división es un fantasma vivo.

Museo del Espionaje en Berlín, un atractivo para jóvenes en Berlín

La parte alternativa de Berlín y toda la gama del ‘street art’

La fama de ciudad despreocupada, artística y algo loca contribuye a que mucha gente joven se sienta identificada con esta dinámica. En los viajes escolares a Berlín, los estudiantes disfrutan muchísimo de este ambiente alternativo de la ciudad. Más allá de la East Side Gallery (el tramo de muro conocido por las pinturas que 118 artistas de 21 países pintaron tras la caída), el barrio de Kreuzberg sigue dando muestras de su carácter contestatario y bohemio en grafitis, carteles, plantillas, pegatinas, esculturas efímeras…

Como novedad en el panorama del arte urbano, desde 2017 se puede visitar el llamativo Urban Nation, un museo gratuito con obras de creadores de street art de fama mundial. El centro no es una pinacoteca al uso: evoluciona y extiende su actividad a la calle e invita a los artistas a que cubran edificios enteros con sorprendentes murales.

Talleres de graffiti para colegios en Berlín

Asequible, cultural y con buen transporte público

Al pensar en un viaje escolar, el presupuesto puede ser un obstáculo. No es el caso: Berlín sigue siendo una de las grandes capitales europeas más baratas. Es asequible, siempre muy por debajo de París o Londres en gastos de transporte, comida, alojamiento, compras u ocio.

¿Museos? Los estatales, entre los que se encuentran los más destacados de la ciudad, son gratuitos para los menores de 18 años. Lo que es ideal para viajes de estudios o fin de curso. ¿Compras? Rastros y mercadillos de fin de semana ofrecen la oportunidad de mezclarse con los habitantes de Berlín y encontrar gangas. ¿Traslados? La completa red de transporte público permite prescindir del vehículo privado. Para explorar Berlín, los tíquets de día son los más económicos y permiten disfrutar de trenes, metro, tranvías y buses con un mismo billete.

Visitas escolares al museo de Pérgamo en Berlín

Recorridos al aire libre con colegios por Berlín

Tras el oscuro invierno, la primavera se celebra en cada pequeño detalle de la urbe: renace la vida en la calle, vuelven las actividades al aire libre, la abundante vegetación se hace notar. Los viajes escolares en la semana blanca puede ser una opción, cuando comienza la primavera en Berlín. Entre la muchas zonas verdes hay ejemplos tan ambiciosos y bellos como el Tiergarten —de 210 hectáreas, más grande que el Hyde Park de Londres— o el antiguo aeropuerto de Tempelhof, clausurado en 2008 y convertido desde entonces y gracias a un referéndum popular en parque abierto para el skate, volar cometas, hacer un picnic, practicar yoga o celebrar festivales. La bicicleta se convierte entonces en una gran herramienta para experimentar la sensación de libertad que caracteriza a la ciudad.

Los viajes son siempre un estímulo para ver, escuchar y hacer, un capítulo de aprendizaje. Durante la adolescencia empujan a salir de la seguridad de lo conocido, un mecanismo para descubrir que la realidad que te rodea a diario es sólo una de tantas. Berlín esconde una amalgama de historias a la espera de ser descubiertas por viajeros que comienzan a entender el mundo como adultos.

Helena Celdrán Green